jueves, mayo 21, 2009

¿ENTRENADOR FAMILIAR?




El Coaching Familiar ya tiene un camino recorrido, y aunque nos falta mucho por hacer,saber que otr@s ya han iniciado y recorrido, buena parte de este camino,es un buen soplo de aliento para seguir nuestro propio camino.


" En España esta es una figura desconocida, pero en los países anglosajones o del norte de Europa está causando furor. En los países pioneros se han dado cuenta de que si puede ser necesario un entrenador de deporte personal, unas sesiones de “coaching” en la oficina, o un mayor esfuerzo por parte de las empresas para conciliar el trabajo profesional y la vida familiar, también es necesario ayudar a las familias a lograr un equilibrio y estabilidad que a veces requieren un “Family Coach”.

En Holanda las empresas de administración doméstica funcionan desde hace más de 10 años. Se dedican a ayudar a las madres o padres de familia a organizar su casa con una visión más profesional, a elaborar un presupuesto, a determinar qué horarios de trabajo son los adecuados para la familia en cada momento, o a organizar las tareas del hogar de forma que participen en las mismas todos los miembros de la familia, repartiendo responsabilidades adecuadas a la edad y situación de cada uno.

La empresa O.F.A. (Organización, Familia, Iniciativa) que trabaja en los Países Bajos desde hace doce años, explica que “el material de sus cursos gira en torno a cuatro conceptos básicos: organizar, delegar, disciplina y flexibilidad. En realidad, lo que intentamos es profesionalizar el trabajo de la casa, usando los mismos principios que se usan en la empresa”.

En los Estado Unidos la experiencia de los últimos años del “Family Coaching” está demostrando ganar adeptos para ayudar a superar rupturas familiares, agotamiento de las madres de familia o simplemente problemas de salud relacionados con la alimentación. No importa la gravedad del problema desde un punto de vista objetivo, sino cómo está afectando a las personas. Cuando una familia se siente superada por algún problema y por un precio que oscila entre los 25 y los 90 dólares por hora, los norteamericanos acuden a los servicios de un profesional que les ayude a resolverlos.

Además de las numerosas páginas de internet a las que se puede acudir pidiendo ayuda; sólo en el estado de Dalas el año pasado había ya cerca de 200 entrenadores familiares.

Y es que muchas veces la visión objetiva de quien ve el problema desde fuera es mucho más eficaz que la del que lo está sufriendo en el momento. La ayuda de un profesional puede aportar un punto de vista que a cualquiera de nosotros se nos escapa, y lo que parece un mundo puede pasar a convertirse en simple anécdota.

Convertir el caos en orden, estrechar lazos familiares o encontrar maneras de disfrutar juntos pueden ser ideales de cualquier familia de hoy. Encontrar métodos de repartir las tareas domésticas, trasmitir valores o señalar prioridades a la persona que se queda en casa al cuidado de nuestros hijos, son a veces proyectos inalcanzables para las madres que tienen que repartir su día entre el trabajo profesional y la vida familiar. ¿Por qué no dejarnos ayudar por una persona preparada, invirtiendo en lo que en definitiva más nos importa?
ALEJANDRA
Publicado por FAV



Saracobosb

Coaching familiar
Publicar un comentario