viernes, septiembre 25, 2009

Expresar, compartir nustros miedos.




En esta semana "del miedo" diría yo, he experimentado miedo en mi misma , miedo a los cambios, a la sensación que nos ocupa cuando hemos de dar nuevas formas a nuestra vida cotidiana de manera repentina, sin apenas haberlo planeado, cuando no hemos tenido todo el tiempo que sentíamos necesario, para ir cambiando y al tiempo asimilando dichos cambios...

He recomendado en mi blog LECTURAS un libro sobre el miedo:
http://sara-cobos.blogspot.com/

He hablado con una amiga de sus miedos;hemos compartido nuestras experiencias, nuestras "batallas" ganadas a esos miedos que acompañan nuestro día a día.
Nos hemos acompañado y apoyado mutuamente; de eso se trata, de darnos cuenta que nuestros miedos ,son los mismos miedos de todos los seres humanos. Sentir que no somos más débiles, ni peores personas, ni tampoco la vida es más dura para nosotros que para el resto de mortales, porque en determinados momentos de nuestra existencia hemos de vernos frente a frente con "nuestros miedos".

Tod@ hemos leído, expresado y comprendido que El miedo nos protege,nos pone en guardia, y alerta al máximo todos nuestros sentidos; no cabe duda que esa es una importante utilidad, pero creo que no hemos sabido manejar muy bien esta potente arma.

Nos hemos "asustado" ante tan gran poder que todos poseemos. Hemos aprendido a ser "miedosos pasivos" a quedarnos con las energías a ras de piel,tratando de contener todo nuestro potencial, sin darle salida y aplicar esa energía para pasar a la acción.

Si observamos nuestra existencia, hemos de reconocer experiencias donde el miedo sirvió para actuar, para crear nuevos caminos hasta entonces inimaginables en nuestras vidas,para darnos cuenta que podemos actuar a pesar de nuestros miedos.

He leído a Pilar Jericó, experta especialista en MIEDO:
Pilar Jericó nos aporta sencillas fórmulas sobre cómo actuar ante el miedo, y las experiencias más adecuadas para vivir aprendiendo a "manejar" nuestros miedos.
Pilar continúa investigando sobre el miedo, y las diferentes experiencias que sobre él hemos vivido cada uno de nosotros:http://www.pilarjerico.com/peticion-de-ayuda-y-de-colaboracion-tu-experiencia-en-el-miedo. En los comentarios escribí sobre una de mis experiencias más intensas de miedo, y aunque en principio dudé expresar mi viviencia, después me sentí bien por haber compartido mi mayor reto para enfrentarme al miedo. Sentí que hablar de nuestros miedos es una forma de aprender a vivir con ellos:

Si así lo sientes y lo deseas, puedes compartir tus miedos.
Expresar cuales son y que haces para vivir con tus miedos.

Ocultar nuestros miedos los hace más poderosos, expresarlos, mirar de frente a nuestros miedos ,nos hace FUERTES .
¿Cuáles son tus miedos?

¿Qué sistema utilizas para enfrentarte a ellos?

Tod@s podemos aportar nuestra propia experiencia.
Tod@s podemos acompañarnos para enfrentarnos a nuestros miedos.

No estés solo con tus miedos!

Saracobosb
Coaching familiar.

5 comentarios:

Manel dijo...

Sara, convéncete: "El miedo es libre"…, pero tiene sus ventajas. Una vez encarado y superado, aprendemos para la próxima vez. Miedosos somos todos de una u otra manera o en según qué circunstancias.

Palabra de miedoso ;)

Un abrazo

Sara Cobos dijo...

Manel,tienes razón hay que afrontar,plantarle cara al miedo.
Mi abuelo Teodoro decía: -Cómo el miedo es gratis, cada uno se "apaña" todo lo que puede, si costara dinero ya sería otra cosa.
Aprendí de él a contrarestar el miedo con el humor;él era un gran miedoso, y sobre todo un gran ejemplo de buen humor.
Tenía razón porque es incompatible temer y reír al mismo tiempo.

Un abrazo.

Manel dijo...

Muy sabio tu abuelo, ¿eh? La edad es lo que tiene… De niño yo aprendí que los “miedosos se mueren de miedo mil veces antes de actuar”, supongo por eso me paso la vida ejerciendo tan irreflexivamente… jajaja. ¡Feliz semana! Un abrazo

José Luis dijo...

Todas las personas tenemos miedo. Los valientes tambien, aunque sean maestros en cómo gestionarlo.
Los únicos que se escapan son los temerarios, pero ellos juegan con fuego. Y se queman.

Sólo nos queda convivir con nuestros miedos, hablarles, sacarlos a pasear, explorarlos, descubrir por qué están ahí, qué nos están intentando decir y en qué medida nos pueden ayudar.

Animo. Un abrazo

Sara Cobos dijo...

José Luis, tienes razón lo mejor es aprender a gertionar nuestro miedo. Nos ocurre y es común en todos los humanos, tod@s lo experiementamos cuando salimos de nuestro lugar de seguridad.

Gracias por tus palabras.

Un abrazo.